La raya

Es el signo de puntuación (—) representado por un trazo horizontal de mayor longitud que el guion (con el que no debe confundirse). Puede emplearse como signo simple o doble. Las rayas de apertura y cierre se escriben pegadas al primer y último carácter del periodo que enmarcan, y separadas por un espacio del elemento que las precede o les sigue. Si tras la raya de cierre aparece otro signo de puntuación, no se dejará espacio de separación entre ambos.

Usos

  • Delimita aclaraciones o incisos. Con este fin, pueden utilizarse también las comas o los paréntesis. Las obras académicas señalan que la diferencia entre el uso de unos u otros signos está en el grado de conexión o independencia del inciso con el resto del enunciado: las rayas suponen un aislamiento mayor (con respecto al texto en el que se insertan) que las comas, pero menor que los paréntesis.
    Esperaba a su novio —un profesor de matemáticas—. Afortunadamente llegó enseguida.
  • Para añadir una aclaración o introducir un inciso en un texto que ya está situado entre paréntesis:
    Si desea más información sobre este tema (la bibliografía existente —incluso en español— es bastante extensa), deberá acudir a textos de carácter no divulgativo.
  • Para introducir la intervención de cada uno de los interlocutores (en la misma línea o en líneas distintas), en la reproducción escrita de un diálogo, sin la anotación del nombre de los personajes que intervienen:
    —¿Qué pasa, Salvador?
    —Voy a mater a Trujillo, padre.
  • Para enmarcar los comentarios del transcriptor de una cita textual:
    Es necesario —señaló el director— que se entregue la documentación lo antes posible.
  • Para introducir o enmarcar los comentarios y precisiones que realiza un narrador sobre las intervenciones de los personajes, en textos narrativos. Se coloca una sola raya delante del comentario del narrador, sin necesidad de raya de cierre, cuando las palabras del personaje no continúan inmediatamente después del comentario: —Espero que todo salga bien —dijo Azucena con gesto ilusionado. Por el contrario, se escriben dos rayas, una de apertura y otra de cierre, cuando las palabras del personaje continúan inmediatamente después de la interrupción: —No sé por qué —insistió el teniente—. Pero irá.
  • En la edición de obras teatrales, se coloca al final del nombre de cada uno de los personajes del texto, delante, por tanto, de sus intervenciones:
    Enrique.— ¿Dónde vas?
  • Para introducir cada uno de los elementos de una relación. Debe dejarse un espacio en blanco entre la raya y el texto que sigue (en minúscula). La coma o punto y coma en estos casos es opcional:
    Estudiaremos los siguientes apartados:
     fonética;
     fonología;

     morfología;
     sintaxis;

    pragmática.
  • En la confección de listas alfabéticas, índices bibliográficos y otros repertorios, se puede colocar una raya al comienzo de una línea para sustituir a un nombre o concepto que se omite, para evitar su repetición por haber sido expresado anteriormente:
    Verbos intransitivos:
    regulares
    irregulares

    transitivos