Las comillas

Signo ortográfico doble (comillas de apertura y comillas de cierre), que presenta varios tipos en español:

Tipos

  • Comillas angulares, también llamadas latinas o españolas (« »). Se recomienda su utilización, sobre todo, cuando se usan por primera vez en un texto impreso que integra otros elementos que han de ser entrecomillados. Las angulares se escriben centradas.
  • Comillas inglesas (“ ”). Se escriben en la parte alta del renglón. Se reserva su uso en los textos impresos cuando deban entrecomillarse fragmentos de un texto ya entrecomillado mediante las anteriores.
  • Comillas simples (‘ ’). Se escriben también en la parte alta del renglón. Se reserva su uso en los textos impresos cuando deban entrecomillarse fragmentos de un texto ya entrecomillado mediante las latinas o españolas y las inglesas:

    Según el autor: «En latín ya había fluctuaciones en el género de los neutros y se inicia la “motivación masculino ‘macho’ / femenino ‘hembra’, al mismo tiempo». 

Usos

  • Para enmarcar la reproducción de citas textuales (discursos, pensamientos).
    Los conferenciantes reconocieron ayer sentir «impotencia y malestar» por estos sucesos.
    «¡Hasta en latín sabía maldecir el pillastre!», pensó el padre.
    En ocasiones puede ocurrir que en una obra literaria de carácter narrativo los pensamientos del personaje ocupen varios párrafos; se han de colocar, entonces, comillas de cierre al comienzo de cada uno de los párrafos, menos en el primero, ya que se inicia siempre con comillas de apertura, tal como puede observarse en el siguiente texto:
    «¡Oh, a él, a don Álvaro Mesía le pasaba aquello! ¿Y el ridículo? ¡Qué diría Visita, […] qué diría el mundo entero!
    »Dirían que un cura le había derrotado.¡Aquello pedía sangre! Sí, pero esta era otra». Si don Álvaro se figuraba al Magistral vestido de levita, acudiendo a un duelo a que él le retaba… sentía escalofríos».
  • Para indicar que una palabra o expresión pertenece a otra lengua (extranjerismo crudo, salvo en el caso de nombres propios, siglas y acrónimos tomados de otras lenguas), se utiliza irónicamente, con un matiz especial, o es una palabra vulgar o mal empleada:
    Mi amiga Carmen tiene mucho «glamour».
    Me «encanta» lo mal que bailas.
    Siempre dice que las «cocretas» están buenísimas.
  • Cuando en un texto manuscrito se comenta un término desde el punto de vista lingüístico, ha de escribirse entrecomillado:
    La palabra «Manolito» es llana.
  • En obras de carácter lingüístico, las comillas simples se utilizan para indicar el significado de una palabra.
    La voz apicultura está formada a partir de los términos latinos apis ‘abeja’ y cultura ‘cultivo, crianza’.