La oración compuesta

Las oraciones compuestas se caracterizan por tener dos o más núcleos verbales, es decir, tienen más de un predicado.

Llegué tarde, así que no vi el comienzo de la película.

Uno de los verbos, como mínimo, debe aparecer en forma personal. El resto puede aparecer tanto en forma personal como en forma no personal (infinitivo, gerundio o participio): Yo deseo que tú seas feliz; Me gusta visitar a mis abuelos todas las semanas; Comprando el regalo, me acordé de que no llevaba dinero.

En función del nexo y la relación que exista entre las oraciones, podemos clasificarlas en tres tipos:

  • Yuxtapuestas: no llevan nexo: Vine, vi, vencí.
  • Coordinadas: los elementos oracionales que se juntan mantienen su independencia sintáctica: Yo acabé la carrera, pero tú te retiraste.
  • Subordinadas (se establece una relación de dependencia): se encuentran insertas en otra oración (la principal) cumpliendo una función dentro de ellas: Me dijeron (que tú te retiraste) → Me dijeron eso → CD

Oración compuesta mediante yuxtaposición

Consiste en la superposición de dos o más oraciones sin ningún elemento que las una (ausencia de nexos), tan solo están unidas gráficamente mediante comas, punto y coma, y en algunos casos por punto. Cada oración mantiene su independencia sintáctica y su autonomía semántica.

Al no haber enlace, dependiendo del contexto, las oraciones yuxtapuestas se pueden interpretar como coordinadas o subordinadas:

  1. No tomo café; no me gusta.
  2. Las olas se mueven, se agitan, se encrespan.
  3. Unos cantan, otros bailan.

Oración compuesta mediante coordinación

Las oraciones coordinadas se encuentran unidas entre sí mediante nexos coordinantes. Se caracterizan por ser sintácticamente independientes. Según el matiz semántico que aporte la conjunción coordinante, se distingue entre copulativas, disyuntivas o adversativas.

Oraciones coordinadas copulativas

Generalmente, expresan adición: la unión implica la suma del significado de las oraciones. Ejemplos: Estudio bachillerato y trabajo por las tardes; Finalmente, ni fui a tu casa ni vi una película con mi hermana.

Los nexos pueden ser:

  • Conjunciones: y, e, ni, que.
  • Nexos correlativos: no solo…, sino también… / ni… ni… / tanto… como…
  • Locuciones: así como

Oraciones coordinadas disyuntivas

La disyunción implica, por norma general, una elección entre las oraciones que se coordinan. También puede tener sentido inclusivo si no obliga a elegir una de las dos opciones. Ejemplos: O te comes las lentejas ahora o las cenas esta noche; En vacaciones leemos o vemos la televisión.

Los nexos pueden ser:

  • Conjunciones: o, u.
  • Conjunciones discontinuas: o… o… / ora… ora… / ya… ya…
  • Locución conjuntiva: o bien

Oraciones coordinadas adversativas

Expresan un contraste o una oposición entre los significados de las oraciones. Ejemplos: No lo hizo Juan, sino Pedro; La policía recorrió los alrededores del banco; sin embargo, no encontró a ningún ladrón.

Los nexos pueden ser:

  • Conjunciones: pero, mas, sino (que), aunque (cuando se puede sustituir por pero).
  • Locuciones: sin embargo, no obstante

Oración compuesta mediante subordinación

Las oraciones subordinadas se introducen en la principal mediante nexos subordinantes o la forma no personal de un verbo. Ejemplos: No quiso (que la acompañara a la fiesta); Me gusta (visitar a mis abuelos todas las semanas).

Se caracterizan por la dependencia sintáctica: cumplen una función dentro de la principal (sujeto, CD, etc.), o bien la modifican en su totalidad (condición, causa, comparación, etc.).

Oraciones subordinadas sustantivas

Las subordinadas sustantivas se llaman así porque pueden ser sustituidas por un sustantivo y, por tanto, pueden desempeñar cualquier función propia de un grupo nominal en la oración en la que se insertan.

Para identificarlas podemos sustituirlas por un SN equivalente o bien por el pronombre demostrativo neutro eso. Ejemplos: Pidió que la comida fuera buena → Pidió una buena comida / Pidió eso

Estas oraciones pueden construirse tanto con nexo como sin nexo. En el caso de que vayan introducidas por un nexo, estos pueden ser las conjunciones que o si, o bien alguno de los determinantes, pronombres o adverbios interrogativos (qué, quién, cuál, dónde, cuándo, cómo, cuánto), los cuales desempeñarán función dentro de la subordinada: No sabía si la quería; Confiesa cómo lo hiciste. Cuando la subordinada sustantiva no va introducida por un nexo, el verbo de la subordinada aparece en infinitivo: Quiero ir a Roma.

Oraciones subordinadas adjetivas o de relativo

Son aquellas oraciones que dentro de una oración mayor desempeñan una función propia de los adjetivos o de los grupos adjetivales. Reciben también el nombre de subordinadas de relativo porque la palabra que sirve para enlazarlas con la oración principal dentro de la que se insertan es un pronombre, adverbio o determinante relativo. Esta palabra, además de cumplir la función de nexo, desempeña una función dentro de la subordinada.

Los relativos, dado su valor anafórico, hacen referencia a una palabra de la oración principal, que recibe el nombre de antecedente. El antecedente suele ser un nombre o pronombre, por lo que, en el caso de que haya antecedente expreso, la subordinada adjetiva funcionará como complemento del nombre.

En el ejemplo analizado la subordinada adjetiva es que compré ayer porque, aparte de estar introducida por el pronombre relativo que, podría sustituirse por el adjetivo «comprado» y, por ello, funciona como CN de el libro. Por otro lado, el pronombre relativo, además de ser nexo, funciona como CD dentro de la subordinada dado que hace referencia al sustantivo libro (su antecedente) y remite a aquello que (yo-sujeto omitido) compré ayer.

Los nexos de este tipo de subordinadas son:

  • El determinante relativo cuyo/a/os/as
  • Los pronombres relativos que, quien/es, el/la/los/las que, el/la/los/las cual/es
  • Los adverbios relativos donde, como, cuando y cuanto

Dependiendo de si aparece el antecedente o se omite por innecesario o porque va implícito en el propio relativo, se pueden distinguir 3 tipos de subordinadas de relativo:

  • Oraciones subordinadas de relativo (las que tradicionalmente se han denominado adjetivas): Tienen antecedente expreso y su nexo es sustituible por el cual, la cual
    El disco que te regalé el año pasado era de tu cantante favorito.
  • Oraciones de relativo semilibres: Están formadas por un artículo y el pronombre relativo que. El antecedente se ha omitido por innecesario, pero se sobreentiende y se puede recuperar para el análisis sintáctico. La oración de relativo semilibre funciona como complemento del nombre que está omitido. El nexo es un relativo simple y no complejo porque se podría insertar entre el artículo y el que los adjetivos único o mismo.
    El que acierte esta pregunta tendrá un punto extra en el examen → El [alumno, único] que acierte esta pregunta tendrá un punto extra en el examen.
  • Oraciones de relativo libres: El antecedente va implícito en el propio relativo (quien ‘la persona que’, cuanto ‘todo lo que’, donde ‘el lugar en que’, como ‘la manera en que’, cuando ‘el tiempo en que’, cuanto ‘la cantidad o el grado en que’). La ausencia de antecedente provoca que estas oraciones subordinadas puedan desempeñar las funciones propias de un sustantivo o de un GAdv.
    Quien participe en clase tendrá un punto extra en el examen [La persona que] participe en clase tendrá un punto extra en el examen.

Oraciones subordinadas adverbiales

Son aquellas que realizan la función propia de un adverbio dentro de la oración en la que se insertan, palabra por la que podrían sustituirse. Sin embargo, la mayoría de veces la sustitución por un adverbio es bastante complicada, de ahí que se distinga entre oraciones adverbiales propias (aquellas que sí pueden sustituirse por un adverbio) e impropias (aquellas en las que es difícil la sustitución). De todos modos, se siguen denominando subordinadas adverbiales a todas las construcciones que expresan los siguientes valores semánticos: tiempo, lugar, modo, finalidad, condición, concesión, consecuencia y comparación.

Tipos
  • Tiempo: Te llamaré cuando prefieras.
  • Lugar: Te esperaré donde me digas. 
  • Modo: Haz el trabajo como he explicado. 
  • Finales: Lo hago para que aprendas.
  • Causales: La quiere porque es guapa.
  • Concesivas: Aprobaré aunque no estudie.
  • Condicionales: Si vienes pronto podrás acompañarnos al cine.
  • Consecutivas: Llueve tanto que no saldremos.
  • Comparativas: Es más trabajador que su hermano.