El complemento circunstancial (CC)

Este complemento se emplea para señalar las circunstancias en que se desarrolla la acción verbal. Se caracteriza por ser un complemento prescindible, tener gran movilidad y poder aparecer con otros en la misma oración:

Probablemente (CC de duda), vendrá a casa (CCL) con su hermano (CCComp) esta noche (CCT).

Se distinguen varias clases, atendiendo a criterios semánticos:

  • CC de lugar: Vive allí, Te espero en mi casa.
  • CC de tiempo: Regresa hoy, Mis padres llegarán a las cuatro, No la he visto esta semana.
  • CC de modo: Escuchó las explicaciones de Jorge atentamente.
  • CC de instrumento: Rompió el cristal con una piedra.
  • CC de compañía: Llegó al colegio con sus amigos.
  • CC de causa: Perdí el tren por tu culpa.
  • CC de materia: Curé la herida al niño con una pomada.
  • CC de finalidad: He comprado globos para tu fiesta.
  • CC de cantidad: Aquel año estudié mucho.
  • CC de medio: Me devolvió el regalo por correo.
  • CC de provecho o beneficio: Lo compró para ella.

En los casos de CC en que no se perciba bien ninguna de estas categorías basta con señalar que es un CC.

Pueden desempeñar esta función:

  • Los SAdv: Realiza bien su trabajo.
  • Los SN: Lavé la ropa esta mañana.
  • Los SPrep: El avión sale a las tres.
  • Las locuciones adverbiales: Iré a tu oficina de vez en cuando.

El complemento circunstancial se puede reconocer por las siguientes características:

  • No es conmutable por ninguna forma pronominal. A veces se puede sustituir por un adverbio, pero no siempre:

Fui al pueblo con tus amigos (= Fui allí con ellos).
Parte el pan en rebanadas con el cuchillo (= Pártelo así con él).

  • Es un complemento verbal; no hay que confundirlo con intensificador del adjetivo o del adverbio (Es increíblemente torpe), ni con complementos del nombre o del adjetivo, ni con el suplemento.

Desempeñan la función de modificadores oracionales las partículas adverbiales que informan de la modalidad de la oración (negativa, afirmativa, dubitativa, desiderativa) porque afectan al enunciado en su conjunto.

  • Negación: no, apenas, nunca, jamás, tampoco.
  • Afirmación: sí, también, desde luego, por supuesto, sin duda, ciertamente, efectivamente, indudablemente.
  • Duda: Quizá, acaso, a lo mejor, tal vez, posiblemente.
  • Deseo: Ojalá