La estructura de las palabras: lexemas y morfemas

El concepto de morfema

El morfema es la unidad más pequeña identificable en la palabra como elemento constituyente y, además, portadora de un contenido semántico.

Hay morfemas que tienen la capacidad de aparecer aislados y constituir por sí mismos una sola palabra (morfemas libres o independientes): de, pan, calle, hoy… Sin embargo, la mayoría de palabras consta de más de un morfema: niñ-o, jef-ec-ill-o, gat-it-a-s… Los morfemas dependientes o ligados son aquellos que necesitan de un lexema para formar palabra.

Dependiendo del contexto fónico en que aparezcan, los morfemas pueden tener diferentes realizaciones, fenómeno que se conoce con el nombre de alomorfos.

Ejemplos:

traer – traigo – traje Las formas tra-, traig- y traj- son tres alomorfos del mismo lexema.

inadecuado – ilegal – imperdonable El morfema derivativo in- tiene tres realizaciones distintas según la consonante siguiente.

Tipos de morfemas

Según el significado que aportan a la palabra, se distinguen varios tipos de morfemas:

  • MORFEMA LÉXICO / RAÍZ / LEXEMA: parte invariable de la palabra que aporta el contenido semántico fundamental de la palabra (niñ-o). Tiene un significado léxico (concepto o entidad reales o imaginados), definido en el diccionario y compartido por todas las palabras de la misma familia léxica.
    guerra (guerrero, guerrilla); zapato (zapatería, zapatero); jardin-ero…
  • MORFEMA GRAMATICAL: parte variable de la palabra que se añade al lexema para completar su significado.
    • Afijos flexivos: Aportan información sobre nociones gramaticales. Resultan indispensables para la constitución de las palabras flexivas o variables (indican género y número en sustantivos, adjetivos, determinantes y pronombres; indican persona, número, tiempo, modo y aspecto en el verbo). No crean palabras nuevas.
      guapas, est-os, am-é
    • Afijos derivativos: Forman nuevas palabras a partir de otras previamente existentes. Pueden cambiar la categoría gramatical. Según su posición dentro de la palabra se distingue entre:
      • Prefijos: van delante de la raíz. Ejemplos: pre-historia, in-útil…
      • Sufijos: van detrás de la raíz. Ejemplos: blanc-ura, niñ-ez
      • Interfijos: se colocan entre el lexema y el sufijo. Ejemplos: buen-ec-ito…
    • Morfemas de relación: carecen de significado léxico; su función es servir de nexo entre palabras. Esta función la realizan las preposiciones y las conjunciones. Ejemplos: ojo de buey, conejillo de Indias…