Se suele decir que “una imagen vale más que mil palabras” y, desde luego, es un dicho al que no le falta verdad. No obstante, hay que tener en cuenta que la interpretación o conclusión a la que llegue una persona después de visualizar una imagen puede ser muy distinta a la que tenga otra tras verla; todo depende de los ojos que miren.

La actividad que propongo a continuación pretende alterar el famoso refrán. Ahora se trata de explicar en “mil palabras” (o las que necesites) lo que te sugieren las siguientes imágenes. Para hacerlo, puedes crear una historia o simplemente hacer una reflexión de lo que te hace pensar la imagen que has seleccionado.

Coge aire, respira hondo y deja volar tu imaginación. Nunca se sabe adónde te puede llevar…  

 

Primera imagen. Esta niña no necesita más para ser feliz. ¿Por qué? ¿Te animas a contarlo? 

amigo imaginario

 

Segunda imagen. ¿Cómo será la vida de estos seres diminutos? Inventa su historia. 

mundo diminuto

 

Tercera imagen. ¿Vive alguien ahí?

casa arbol

Deja un comentario