Valores del “se” 

Tipos

a) Usos pronominales:

  • Actúa como pronombre.
  • Desempeña una función en la oración (CD o CI).

b) Usos no pronominales:

  • Actúa como morfema.
  • No desempeña función sintáctica dentro de la oración.
‘Se’ pronominal
  • Variante de le/les (en función de CI): se utiliza el pronombre personal ‘se’ como sustituto o variante de le/les (complemento indirecto) cuando le sigue inmediatamente un pronombre lo, la, los, las en función de complemento directo:

    Se lo dije.

 

  • ‘Se’ pronombre reflexivo: cuando el sujeto y el complemento coinciden en la realidad (el complemento recibe la acción desarrollada por el sujeto), ‘se’ tiene valor reflexivo: Juan lava a Juan > Juan se lava. ‘Se’, en estos casos, funciona como CD. Si apareciera otro sintagma que funcionase como CD en la oración, la función de ‘se’ sería entonces la de CI: Juan se (CI) lava la cara (CD). Admite el refuerzo “a sí mismo”.

 

  • ‘Se’ pronombre recíproco: sustituye a dos o más SN que intercambian sus acciones y las reciben (dos o más sujetos ejecutan uno sobre otro idéntica acción): Juan y Pedro se (CD) saludan. Al igual que el anterior, funcionará como CI cuando en la oración ya haya expreso un CD: Ellos se (CI) intercambiaron regalos (CD). Admite el refuerzo “el uno al otro”, “mutuamente”. El verbo siempre aparece en plural.

 

‘Se’ no pronominal
  • ‘Se’ morfema pronominal: es un morfema al servicio exclusivo de la significación del verbo; forma parte del verbo -verbo pronominal- y juntamente con él constituye el núcleo del predicado. No es conmutable por un SN, como en el caso del reflexivo. Su supresión es imposible o cambia el significado del verbo.

      a) Verbos que obligatoriamente llevan un incremento pronominal: se jactan; se atreven; se arrepienten…

    b) Verbos que pueden ir acompañados o no de incremento pronominal, pero su presencia altera el sentido del verbo:

Las tropas ocuparon la ciudad/ Los concejales se ocupan de…

Estas chicas preocupan a sus padres / estas chicas se preocupan de sus padres.

Acordar/acordarse; poner/ponerse; volver/volverse..

     c) Verbos intransitivos (verbos que no rigen CD) que se construyen a veces con un incremento personal de la serie reflexiva (pero sin que desempeñe funciones de CD o CI; en muchos casos puede confundirse con el dativo de interés). Alternan ambas posibilidades (con y sin incremento de la serie reflexiva). Verbos de movimiento como ir, venir, subir, bajar, caer, salir o verbos como morir, quedar, estar…

Está quieto/No se está quieto.

Fue a casa/Se fue a casa.

Todos morían de hambre/ todos se morían de hambre.

   d) Verbos transitivos que se transforman en intransitivos: levantar/levantarse, tirar/tirarse, apoyar/apoyarse, mover/moverse, dormir/dormirse, acostar/acostarse, acercar/acercarse, verbos como alegrarse, asustarse, avergonzarse, o como romper/romperse, abrir/abrirse, enfriar/enfriarse, derretir/derretirse, etc.

María se asusta/ Él se levantó/ Juan se tiró al agua/ El se apoyó en el árbol/ La nieve se derritió por el calor.

     e) Relacionados con estos casos están las construcciones con sujeto paciente: Juan se rompió una pierna, a pesar de que llevan CD, porque no tiene el sentido de ’romperse a sí mismo la pierna’, sino la pierna de Juan se rompió. También las del denominado ‘se’ causativo: en oraciones como María se dio mechas, la forma pronominal expresa el interés del sujeto en la acción verbal, pero no resulta superfluo. En estos casos el agente de la acción verbal no coincide con el sujeto de la oración.  

  • ‘Se’ como marca de pasiva refleja (MP): es fácil descubrir que nos encontramos ante una oración pasiva refleja porque, tras el verbo, que puede ir tanto en singular como en plural y siempre en voz activa, aparece un sujeto explícito: Se arreglan motores.

 

  • ‘Se’ como marca de impersonalidad (MI): en las oraciones impersonales reflejas, el pronombre ‘se’ es un incremento verbal que indica el carácter reflejo e impersonal de la oración, sin ninguna otra función. El verbo solo aparece en tercera persona singular y, como oración impersonal que es, no tiene sujeto: Se habla de música en todas partes, Se ve muy mal desde aquí. Pueden llevar un complemento de persona con preposición: Se espera al presidente (lo esperan).

 

  • Dativo ético o de interés: es un refuerzo pronominal enfático, ponderativo, expresivo, coloquial, afectivo, con la que el hablante quiere subrayar la acción verbal: Juan (se) recorrió veinte kilómetros para llegar hasta aquí, (Se) leyó el libro sin rechistar. Puede suprimirse sin que la oración se vea afectada por un cambio de significado.