El siguiente texto contiene cinco faltas de ortografía. Detéctalas, corrígelas y explica por qué estaban mal escritas. (¡Muy pronto las soluciones!)

A las cuatro de la tarde la chiquillería de la escuela pública salió atropelladamente de clase. Entre ellos havía uno de menguada estatura que se apartó de la bandada para emprender solo y calladito el camino a casa. Y apenas notado por sus compañeros, fueron tras el y le acosaron con burlas y cuchufletas, no del mejor gusto.

El pobre chico de este modo burlado se llamava Luisito Cadalso, y era bastante mezquino de talla, corto de alientos, descolorido, como de ocho años, quizá de diez, tan tímido que esquivaba la amistad de sus compañeros, temeroso de las bromas de algunos, y sintiéndose sin bríos para devolverlas. Siempre era el menos arrojado en las travesuras, el más soso y torpe en los juegos, y el mas formalito en clase, aunque de los menos aventajados, quizá porque su propio encogimiento le inpidiera decir bien lo que sabía o disimular lo que ignoraba.

Miau, de Benito Pérez Galdós

Faltas:

1.

2.

3.

4.

5.